Ciervo se hace amigo de un perro sobre una valla y vuelve a visitarlo todos los días

Cuando Holly Faulconer notó por primera vez que un ciervo venía a robar semillas de su comedero para pájaros, quedó encantada con el valiente cervatillo.

Sin embargo, muy pronto, el pequeño ciervo, al que llamó Sassafras, comenzó a aparecer por una razón completamente diferente. Quería ver a su nuevo mejor amigo, el perro de Faulconer, Huey.

Faulconer rescató a Huey hace nueve años y desde entonces han sido inseparables. Huey es muy protector con su madre, por lo que Faulconer se sorprendió cuando comenzó a mostrar interés en hacerse amigo de Sassafras en lugar de ver al ciervo curioso como una amenaza.

“Huey estaba un poco confundido al principio y definitivamente cauteloso”, dijo Faulconer. ¡Lentamente, comenzaron a conocerse sobre la cerca!

Mira el primer encuentro de Huey y Sassafras:

Ahora, Sassafras regresa a menudo para intercambiar historias con su nuevo mejor amigo.

A veces, Sassafras incluso trae a sus dos bebés de visita.

“Es absolutamente adorable”, dijo Faulconer. “Me encanta verlos”.

Para Huey y Sassafras, no importa que sean especies diferentes. Lo que realmente importa es la confiabilidad, la amabilidad y, bueno, ser lo suficientemente alto como para charlar por encima de la cerca.

Comentarios

LO MÁS SUAVE