Repartidor queda perplejo después de que la comida que llevaba de repente desaparece

El otro día, Roseilson Melo estaba listo para entregar comida que alguien había pedido en el restaurante en Brasil donde trabaja. Melo empaquetó la comida, la cargó en su mochila térmica y se dirigió en su motocicleta a la casa.

Pero luego, después de llamar a la puerta del cliente, sucedió algo inexplicable: la comida desapareció repentinamente.

“El cliente no creía que la comida se había ido”, dijo a los medios brasileños Tharles Costa, el dueño del restaurante. “El repartidor llegó [de regreso] aquí desconcertado, sin saber qué hacer. Decidimos ir al lugar y preguntar por el video de las cámaras de seguridad, [y] ahí fue cuando vimos todo lo que pasó”.

Resulta que un ladrón astuto había estado al acecho:

Efectivamente, cuando Melo se detuvo en la casa, un cachorro local al azar también se acercó. Y cuando Melo estaba de espaldas, el perro vio caer una bolsa de comida de su mochila.

Se presentó una oportunidad aparentemente demasiado sabrosa para dejarla pasar.

La comida ahora era suya.

Afortunadamente, aparte de cierta confusión inicial, Melo no tuvo resentimientos hacia el perro ladrón. De hecho, después, los dos incluso se encontraron para una presentación más civilizada.

Después de todo, si bien el cachorro no pagó la comida, solo estaba siguiendo la lógica típica de los perros: la comida sabrosa en el suelo es básicamente comida sabrosa en la casa.

Comentarios

LO MÁS SUAVE