Cachorro encontrado en cementerio tiene la mejor reacción al volver a ver a sus rescatadores

Cuando los miembros del personal de un cementerio en Missouri vieron una sombra que se movía por el cementerio una noche, no se asustaron. Habían visto una afluencia de visitantes recientemente, la mayoría de los cuales trotaban en cuatro patas.

Después de verlo mejor al día siguiente, confirmaron que su invitado era un pequeño cachorro callejero. Le faltaba la mayor parte del pelo y le dolían demasiado las patas para caminar, por lo que llamaron a sus amigos de Stray Rescue of St. Louis (SRSL).

Donna Lochmann, directora de salvamento de SRSL, dijo que muchos cachorros callejeros llegan al cementerio.

“Simplemente se meten debajo de la cerca y deciden que les gusta porque es tranquilo”, dijo Lochmann. “Es un cementerio enorme, por lo que tienen mucho espacio para alejarse de la gente”.

Pero todo perro callejero merece un refugio adecuado, por lo que Lochmann y el personal del cementerio idearon de inmediato un plan de rescate. Se dispersaron y recorrieron el cementerio, tratando de encontrar al cachorro.

Después de buscar un rato, uno de los miembros del equipo de búsqueda escuchó un ruido proveniente de un arbusto y encontró al cachorro acurrucado debajo de él.

Lochmann recogió al cachorro e inmediatamente lo llevó al veterinario, donde lo trataron por la condición de su piel y las heridas en sus patas. Lo llamaron cariñosamente Kamper, por una de las lápidas del cementerio donde fue encontrado.

Cuando Kamper finalmente comenzó a sentirse mejor, sus cuidadores en SRSL decidieron llevarlo de regreso al cementerio para ver nuevamente a sus rescatistas.

“Fue muy emotivo para todos, especialmente para Kamper y la voluntaria que nos llamó”, dijo Lochmann.

Tan pronto como Kamper volvió a ver al personal del cementerio, se iluminó de emoción. Corrió hacia cada uno de ellos y plantó besos gigantes de gratitud en todos sus rostros.

Y el personal del cementerio también estaba emocionado de verlo.

“La mujer que llamó estaba tan feliz de que lo hubiéramos conseguido y de que le estaba yendo tan bien”, dijo Lochmann. “Por nuestra parte, ciertamente apreciamos que ella nos haya contactado para que él pudiera obtener ayuda”.

Después de algunas lágrimas y toneladas de besos, Kamper se despidió de sus amigos en el cementerio. Regresó a SRSL, pero no se quedó allí por mucho tiempo.

Afortunadamente para Kamper, el refugio pudo encontrarle un hogar de acogida cariñoso de inmediato. Además de recibir baños medicados de rutina y un nuevo conjunto de pijamas para proteger su piel en proceso de curación, Kamper juega con sus nuevos hermanos perros mientras espera un hogar definitivo.

“Es muy divertido verlo jugar y ser feliz, sabiendo que ya no es un perro asustado y enfermo que intenta sobrevivir en las calles”, dijo Lochmann.

Comentarios

LO MÁS SUAVE