Culpan injustamente a perrita de comer el Icee de su dueña cuando bajó del auto 2 minutos

Rhonda Meeks se detuvo un día en la tienda de comestibles y corrió adentro para tomar una botella de agua. Dejó a su perra, Lily, en el auto justo enfrente con el aire acondicionado encendido. Se fue unos dos minutos y luego volvió a subirse al auto, esperando que todo estuviera como lo dejó.

En cambio, la lengua de Lily de repente se puso azul.

Meeks se echó a reír de inmediato, mientras que Lily trató de actuar con calma. Ella actuó como si nada hubiera cambiado, lo que hizo que todo fuera aún más divertido.

“Cuando subí al auto, ella no me miró al principio”, dijo Meeks. “Ella solo miró por la ventana”.

Afortunadamente, el misterio de la lengua azul no fue difícil de resolver. Meeks había dejado un Icee azul en el portavasos y, aparentemente, Lily había decidido que estaría perfectamente bien servirse ella misma. Después de todo, compartir es bondadoso. El azúcar en el Icee no era tóxico para los perros, sin embargo, el exceso de azúcar o edulcorante puede causar problemas de salud, por lo que es mejor evitarlo.

Meeks realmente no creía que Lily tuviera ningún interés en el Icee. En cambio, la mayor debilidad del cachorro se interpuso en el camino.

“Ella ama absolutamente el hielo”, dijo Meeks. “Cada vez que cualquiera de nosotros va al refrigerador, ella salta y corre hacia él”.

Parecía que un Icee azul estaba lo suficientemente cerca del hielo normal para el gusto de Lily, por lo que se sumergió y, lamentablemente, no pudo ocultar la evidencia. Afortunadamente, Meeks no estaba enojada. Todo era demasiado adorable e hilarante. Lily consiguió un sabroso refrigerio y Meeks se rió mucho. Al final, todos ganaron.

Comentarios

LO MÁS SUAVE